Las medidas de prevención, adaptación y protección del personal en exposición al SARS-COV-2 en el entorno laboral

publicado en: Noticias - Informaciones | 0

Este informe tiene como objeto el análisis del documento PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN PARA LOS SERVICIOS DE PREVENCION DE RIESGOS LABORALES FRENTE A LA EXPOSICIÓN AL CORONAVIRUS (SARS-COV-2) (versión de 24 de marzo de 2020) que ha publicado el Ministerio de Sanidad.

El Protocolo publicado va dirigido, como su título indica, a los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales de las empresas (de ahora en adelante SPRL), pero ofrece directrices al personal afectado sobre los equipos de protección individual (de ahora en adelante EPI) que tienen que utilizar y también las alternativas que tienen en caso de ser trabajadores y trabajadoras especialmente sensibles.

Este documento parte de la diferenciación del personal según el riesgo de su exposición al SARS-COV-2. Según su grado de riesgo, establece también cuáles son los EPI que tiene que utilizar este personal.

La diferenciación se hace de la siguiente manera:

  1. EXPOSICIÓN DE RIESGO
  • Personal sanitario asistencial y no asistencial que atiende una persona sintomática.
  • Técnicos de transporte sanitario, si hay contacto directo con la persona sintomática trasladada.
  • Tripulación, medios de transporte (aéreo, marítimo o terrestre) que atiende durante el viaje una persona sintomática procedente de una zona de riesgo.
    Situaciones en las cuales no se puede evitar un contacto estrecho en el trabajo con una persona sintomática.

REQUERIMIENTOS

En función de la evaluación específica del riesgo de exposición de cada caso: componentes de EPI de protección biológica y, en ciertas circunstancias, de protección frente a aerosoles y frente a salpicaduras.

  1. EXPOSICIÓN DE BAJO RIESGO
  • Personal sanitario la actividad laboral del cual no incluye contacto estrecho con una persona sintomática, por ejemplo: ― Acompañantes para traslado. ― camillero, trabajadores de limpieza.
  • Personal de laboratorio responsable de las pruebas de diagnóstico virológico.
  • Personal no sanitario que tenga contacto con material sanitario o desechos posiblemente contaminados.
  • Ayuda a domicilio de contactos asintomáticos.

REQUERIMIENTOS

En función de la evaluación específica del riesgo de cada caso: componentes de EPI de protección biológica.

  1. BAJA PROBABILIDAD DE EXPOSICIÓN
  • Trabajadores sin atención directa al público, o a más de 2 metro de distancia, o con medidas de protección colectiva que evitan el contacto, por ejemplo: ― Personal administrativo. ― Técnicos de transporte sanitario con barrera colectiva, sin contacto directo con el paciente. ― Conductores de transportes públicos. ― Personal de seguridad. ― Policías/Guardias Civiles ― Personal aduanero. ― Bomberos y personal de salvamento.

REQUERIMIENTOS

No necesario uso de EPI.

En ciertas situaciones (falta de cooperación de una persona sintomática): ― protección respiratoria, ― guantes de protección.

El Anexo II de este documento ofrece una descripción detallada de los equipos de protección individual, así como las directrices de uso, almacenamiento y descho.

Ahora bien, además de estas recomendaciones genéricas, se establece también la obligación que el Servicio de Prevención evalué la afectación que pueda tener la infección de coronavirus SARS-CoV-2 al personal especialmente sensible. Por eso, tendrá que establecer la naturaleza de especial sensibilidad de la persona trabajadora y también emitir informe sobre las medidas de prevención, adaptación y protección.

Para lo cual, tendrá en cuenta la existencia o inexistencia de unas condiciones que permitan realizar el trabajo sin elevar el riesgo propio de la condición de salud de la persona trabajadora.

Con la evidencia científica disponible a fecha 23 de marzo de 2020, el Ministerio de Sanidad ha definido como grupos vulnerables por COVID-19 las personas con diabetes, dolencia cardiovascular, incluida hipertensión, dolencia hepática crónica, dolencia pulmonar crónica, dolencia renal crónica, inmunodeficiencia, cáncer en fase de tratamiento activo, embarazo y mayores de 60 años.

A las personas especialmente sensibles se les tendrá que adaptar el puesto de trabajo, ya sea mediante el establecimiento de trabajo telemático o reubicación en otro puesto de trabajo exento de exposición, y para el caso que no fuera posible, el SPRL tendrá que acordar el acceso a la situación de incapacidad temporal.

En términos generales, sobre el manejo de las personas trabajadoras en riesgo de exposición, se hace una diferenciación según se trate de trabajadores y trabajadoras en general, profesionales sanitarios y sociosanitarios u operadores críticos de servicios esenciales.

Para los trabajadores y trabajadoras en general, la indicación es de acordar la cuarentena domiciliaria a aquellas personas que hayan tenido un contacto posible, probable o confirmado. Todo esto, sin perjuicio que las autoridades sanitarias podrán valorar situaciones individuales que requieran otro tipo de recomendación.

Si durante los 14 días posteriores a la exposición el contacto desarrollara síntomas y la situación clínica lo permite, tendrá que hacer auto aislamiento inmediato domiciliario y contactar con los servicios de atención primaria.

Para los profesionales del ámbito sanitario y sociosanitario, la gestión de las personas que hayan tenido algún contacto se hará de la siguiente manera:

En primer lugar, si el contacto ha estado estrecho con un caso posible, probable o confirmado de COVID-19 con uso adecuado del EPI, la persona trabajadora continuará con la actividad asistencial normal y se realizará vigilancia pasiva de aparición de síntomas.

Si el contacto ha estado estrecho con caso posible, probable o confirmado de COVID-19 pero sin llevar el EPI; si se valora como una exposición de alto riesgo se retirará al profesional de la actividad asistencial y realizará cuarentena domiciliaria durante 14 días con vigilancia activa de los síntomas y se valorará la realización en el plazo de 7 días de una maceta diagnóstica por PCR. En caso de que la PCR sea negativa se tendrá que reincorporar a la actividad asistencial.

Se garantizará el uso de mascarilla quirúrgica y guantes en la asistencia.

Por otro lado, si se valora que se trata de una exposición de bajo riesgo se continuará con la actividad asistencial normal y vigilancia pasiva de los síntomas.

Por último, si el contacto ha estado casual con caso probable o confirmado de COVID-19 sin equipo de protección individual, el trabajador o trabajadora continuará con actividad asistencial normal y se realizará vigilancia pasiva de síntomas.

La situación de incapacidad temporal a la cual acceda el personal afectado o aislado por el SARS-CoV-2, con carácter excepcional, situación asimilada a accidente de trabajo, exclusivamente para la prestación económica de incapacidad temporal del sistema de Seguridad Social, aquellos periodos de aislamiento o contagio de las personas trabajadoras provocado por el virus SARS-CoV-2 (Artículo 5 del Real decreto ley 6/2020, de 10 de marzo, por el cual se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública).

En el documento “Actualización a 19 de marzo de 2020 de las Instrucciones aclaratorias relativas al nuevo procedimiento de remisión de partes de los servicios públicos de salud (SPS) por coronavirus”, el Instituto Nacional de la Seguridad Social establece que serán los médicos del Servicio Público de Salud los que emitan los partos de baja y alta en todos los casos de afectación por coronavirus, tanto en las situaciones de aislamiento como de dolencia y a todos los trabajadores y trabajadoras que por su situación clínica o indicación de aislamiento lo necesiten, tanto para el personal sanitario como para el resto de trabajadores.

El parte de baja y los de confirmación serán emitidos sin la presencia física de la persona trabajadora. La persona interesada no tiene que ir a recoger los comunicados, puede recoger otra persona o utilizar otros medios disponibles para evitar desplazamientos.

En todo caso, el SPRL tiene que elaborar el informe en el que quede acreditada la recomendación de incapacidad temporal, para facilitar a los servicios de atención primaria, su tramitación tanto a los casos probables (los resultados de laboratorio no son concluyentes), posibles (con infección respiratoria aguda leve) o confirmados, así como los contactos estrechos de casos probables, posibles o confirmados como las personas trabajadoras con especial sensibilidad con relación a la infección de coronavirus SARS-CoV-2, sin posibilidad de adaptación del puesto de trabajo, protección adecuada que evite el contagio o reubicación en otro lugar exento de riesgo de exposición a la SARS-CoV- 2.

Finalmente, es preciso recordar que el arte. 21.2 de la ley de Prevención de Riesgos laborales establece que el trabajador o trabajadora tendrá derecho a interrumpir su actividad y abandonar el puesto de trabajo, en caso necesario, cuando considere que esta actividad comporta un riesgo grave e inminente para su vida o su salud. En todo caso, este tiene que ser el último recurso.

Así pues, es importante que el personal identifique su grado de exposición al SARS-CoV-2, utilice los EPI adecuados, y para el caso que haya estado en contacto con algún caso posible, probable o confirmado de SARS-CoV-2 (según el contacto) se dirija al SPRL de la empresa y al Servicio Público de Salud porque le hagan las indicaciones de aislamiento oportunas.

Para aquellas personas trabajadoras especialmente sensibles, es importante que requieran a su empresa la adaptación de su puesto de trabajo, y si no fuera posible, se tendrán que dirigir a los SPRL para que certifiquen
inexistencia de unas condiciones que permitan realizar el trabajo sin elevar el riesgo propio de la condición de salud de la persona trabajadora, y acceder así a la situación de incapacidad temporal.

 

ENLACES DE INTERÉS

Procedimiento de actuación para los servicios de prevencion de riesgos laborales frente a la exposición al coronavirus (SARS-COV-2) 24 de marzo de 2020

Guía de actuación con los profesionales sanitarios en el caso de exposiciones de riesgo a COVID-19 en el ámbito sanitario Versión del 15 de marzo de 2020

Procedimiento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) Actualizado a 15 de marzo de 2020